Las reglas de oro.


Para una vida sana, como para todo, existen una serie de reglas o pautas que debemos de seguir. Yo por el momento estoy averiguando unas cuantas, que os iré contando poco a poco… Por el momento me centrare en dos:

1- Presta atención a lo que comes.

Parece una tontería o un tanto confuso verdad. Estaréis pensando, ¿que tengo que mirar que como? Pues bien, si lo dejase aquí nadie comprendería bien el porque de esto…

Un problema de una vida poco sana es comer en exceso o la gula. Aquí es cuando entra esta regla de oro. se trata de que cuando te abstengas de distracciones. Yo tengo la manía de comer con la televisión, al igual que me imagino que muchos de vosotros. El problema de esto es que cuando estamos distraído tendemos a comer mas de la cuenta.

¿No me crees?

Hagamos un experimento: come dos días la misma cantidad de comida y postre. Un día pon la tele y otro apagada. Trata de comer tranquilamente, masticando y saboreando lo que comes. ¿El resultado? El día que comas con la tele te llenaras mas tarde que cuando la tengas apagada.

Por este motivo, debes de prescindir de distracciones como deberes, libros, televisión. Con esto no quiero decir que te abstengas de mantener conversaciones en la mesa…

Siguiendo esta regla comerás menos y disfrutaras mas de la comida.

2- Reduce el tamaño.

Un grave problema para toda dieta, cambio a vida sana, mantenimiento, etc, es como comente arriba, comer en exceso.

Comer demasiado de algo, ceder a la gula, picotear entre horas… ¿Quien no a hecho algo así? No digo que no debas hacerlo nunca, a eso llegaremos otro día. Hoy vamos a plantearnos en reducir tamaños.

¿Quieres pasta? ¿Una magdalena? ¿Tarta? ¿Patatas? Lo que sea que quieras. No tienes que negarte todo, solo tienes que saber que puedes, cuando y como.

Bajemos el listón a un capricho al día. Vas a tomar algo con tus amigos o simplemente a cenar y dudas entre 3 cosas. Analiza que es lo que realmente quieres.

Por ejemplo: mi capricho del día va a ser (imaginemos la situación) cuando vaya a tomarme algo con mis amigas, tengo en mente tomarme un frappe de Starbucks (como no, mi adicción). Llego a Starbucks y veo el frappe, pero también me llama la atención el bizcocho de plátano. ¿Que hacer? En ese momento te paras y eliges. No cedes ante ambos, si no que eliges una de las dos cosas.

No vale la típica excusa de “un día es un día”. Para ti, esa frase ya esta prohibida (excepto en ocasiones especiales como navidades… Pero a eso también llegaremos).

Por otro lado, si por ejemplo vas a comer en casa y de primero tienes puré y de segundo pasta. Esta regla se adapta de la siguiente manera: Aumentaremos o mantendremos el tamaño del puré, pero reduciremos a la mitad el plato de pasta. Es decir, que aumentamos o mantenemos el tamaño de los platos sanos y los caprichos (que reducimos a uno al día) si es posible reducimos el tamaño.

Hasta aquí llegamos hoy con este tema. Otro día mas y mejor.

Si tienes dudas o te atascas o quieres comentar algo, sabes que lo puedes hacer por aquí dejando un comentario o en Twitter (@blogconbolsas) o vía email en contacto@conbolsasyaloloco.com o conbolsasyaloloco@hotmail.com.

Sí te ha gustado, darle a me gusta en facebook aquí en la esquina o en la web y comparte el post con tus amigos, o simplemente dejar vuestras opiniones, sensaciones o comentarios aquí abajo. Podéis encontrarme en Twitter, Instagram o por email en contacto@conbolsasyaloloco.com.

firma

2 pensamientos en “Las reglas de oro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s